La Primera Cena de Estado de la Familia Trump

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, y la primera dama, Melania, han preparado un festín con acento francés para agasajar al presidente galo,  Emmanuel Macron, y a su esposa, Brigitte, en su visita de Estado.

La primera dama lleva meses soñando con el martes 24 de abril. Es una prueba de fuego para Melania Trump, quien a diferencia de la mayoría de primeras damas modernas, para la preparación de su primera cena de Estado Melania no ha contratado a un asesor externo sino que ella misma, junto a su equipo, ha liderado ese esfuerzo,  basado en  sus conocimiento en “diseño”  fruto de sus estudios de arte y arquitectura y su carrera como modelo profesional.

El menú que se servirá, plantea una fusión con una especial influencia francesa en la comida estadunidense,  con el sabroso jambalaya: un plato de arroz con pollo, jamón y langostinos típicos de la gastronomía cajún. Además, se servirán costillas de cordero, verduras y hortalizas del jardín de la Casa Blanca (programa que lo impulsó Michelle Obama), tarta de nectarina con helado de crema fresca y vinos con “alma francesa y suelo estadunidense”.

En cuanto a la vajilla será la utilizada por Hillary Clinton y Laura Bush, optando por una paleta de colores en crema y oro, vajillas en tonos verdes y flores blancas: lilas y arvejillas.

Además, se han dispuesto para la ocasión más de mil 200 ramas de cerezos en flor, coincidiendo con el festival homónimo, uno de los momentos más bonitos y esperados del año en la capital estadunidense. Así mismo, en las mesas de la cena habrá más de 3.500 tallos de flores blancas.

Dicha velada será amenizada por la Ópera Nacional de Washington, del Kennedy Center, el gran templo de las artes en la ciudad.

En el marco de ese espíritu bipartito, está ausente en la elección de los entre 130 y 150 invitados. Es una cifra muy inferior a los 400 comensales que, por ejemplo, acudieron a una cena de gala al primer ministro italiano durante la presidencia de Barack Obama. El presidente Trump no ha invitado a ningún congresista demócrata, según la publicación Político. Tampoco a periodistas, contra los que el republicano está embarcado en una guerra declarada.

Cabe destacar que estos acontecimientos pomposos, como lo son las cenas de estado, sirven para hacer política de una forma más elegante,  sino que además escenifican la sintonía con un país aliado que trae consigo un sinfín de lecturas políticas.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s